Giacomo Balla
Turín, Italia, 1871 - Roma, Italia, 1958

  • Artes Gráficas

Giacomo Balla nació en Turín, Italia, el 18 de julio de 1894. De 1887 a 1891 estudió en la Academia Albertina de Turín y tuvo como profesor al pintor Giacomo Grosso; ahí mismo entró en contacto con jóvenes artistas como el escultor Alloati, los pintores Romolo Bernardi y Pilade Bertieri, quienes le hicieron asistir a las clases de Cesare Lombroso, estudioso de psiquiatría y de antropología criminal.

También en esos años conoció al fotógrafo Oreste Berieri, a través del cual se acercó a Giuseppe Pellizza da Volpedo (1868-1907), quien había seguido las lecciones de G. Fattori y efectuó un primer viaje a París, que era visto como el centro del Arte Moderno y donde hacía furor el Movimiento Impresionista, constituido alrededor de 1860.

En 1895 decidió establecerse en Roma. En 1899 expuso Impresionista en la LXIX Exposiciones Reunidas de la Sociedad Amantes y Cultores de las Bellas Artes. En 1902 expuso en la Primera Cuadrienal de Turín en 1902, donde el artista vio la obra maestra de Pelizza da Volpedo El Cuarto Estado; fue a partir de este momento que el artista adoptó el Divisionismo en su valor instrumental, es decir como bosquejo analítico de la imagen, del mismo modo en que utilizó el código fotográfico como técnica de compaginación.

Años después, debido a las varias exposiciones que presentaba, fue definido como “el pintor de la luz”, y para 1910 suscribió por invitación de Boccioni y Severini, el Manifiesto de los Pintores Futuristas, junto con Carrà y Russolo. En 1913 se llevó a cabo la Primera Exposición de Pintura Futurista, donde Balla estuvo presente con sus últimas realizaciones pictóricas. Al año siguiente estalló la Primera Guerra Mundial y, aunque Italia se proclamó neutral, Balla firma el manifiesto futurista que estaba a favor de la intervención.

Para 1925 el pintor partió para la Exposición Internacional de las Artes Decorativas y, a pesar de producir por varios años obras para el movimiento futurista, en la década de 1930 se separa del grupo debido al manifiesto del Arte Sacro publicado por Fillia y Marinetti, al cual calificó de “arribista y misticista”. En 1934, el Director del MoMA de Nueva York pidió en préstamo la obra de Balla, Dinamismo de un perro con correa, para las celebraciones del quinto aniversario del museo; y en San Luca recibió el nombramiento de académico.

Años más tarde, en 1951, se llevó a cabo una Muestra Homenaje a Giacomo Futurista en Roma, y en 1954 se inauguran dos muestras sobre el futurismo en Nueva York: Los Futuristas: Balla, Severin y Futurismo, en la cual Balla participa con obras de ese período. Por otro lado, en 1955 recibió la Medalla de oro del Presidente de la República Italiana. Murió en Roma el 1ª de marzo de 1958.

cerrar

Gracias por suscribirte a nuestro boletín.
Estaremos enviándote novedades por correo a:
user@domain.com

Consulta nuestras políticas de privacidad.

Desarrollado por Atomo Interactive