Jorge Du Bon Cruz
Chiapas, México, 1938 - París, Francia, 2004

  • Escultura

Jorge Dubón nació en Chiapas en 1938. Realizó estudios en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura, "La Esmeralda", en la Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM, en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París, en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Harvard, y en la Slade School of Art (Londres).

Esta formación diversa a nivel internacional definió su carrera como arquitecto, urbanista, diseñador y escultor, lo mismo que su rechazo a las identidades nacionalistas. Al hecho de haber residido en Francia durante cerca de treinta años se debe, no sólo que sea considerado como un artista franco-mexicano, sino también que la mayor parte de su obra se encuentre en Europa, además de México y los Estados Unidos. 

Además de ser becario Guggenheim en tres ocasiones (1965, 1969 y 1979), Dubón recibió importantes reconocimientos, entre ellos: el primer premio en el Concurso Internacional de Arquitectura del Centro Cultural de Sinaloa, el Gran Premio de Escultura de Middelheim, además de menciones honoríficas en la Bienal de Escultura Mexicana Contemporánea y en la Bienal de París. También fue artista invitado de la Escuela de Artes Visuales de Nueva York.
 
A lo largo de su carrera, Jorge Dubón expuso en numerosos países, entre ellos: México, Francia, Estados Unidos, Holanda, Yugoslavia y Corea. Así, realizó sus primeras obras públicas en la ciudad de México. Invitado por Mathías Goeritz, participó en la Ruta de la Amistad, ejercicio colectivo realizado con motivo de los Juegos Olímpicos de 1968. Su obra Señales, la estación número 18 localizada en la entrada de Cuemanco, está formada por una columna tubular abierta y una estructura de metal laminado en forma de T. Años después, realizó también una obra para los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.
 
La obra de Dubón –realizada en metal, piedra y madera– se caracteriza por su exploración del orden físico espacio-tiemporal, en la búsqueda de un orden interno y de la dinámica de sus elementos. Asimismo, está basada en el cambio y el movimiento como principios del devenir de todas las cosas. Ubicados dentro del geometrismo, sus trabajos plásticos están marcados por el rigor de las líneas, así como por la voluntad de integrar la arquitectura dentro de un encuadre urbano y de buscar el ámbito natural de la escultura en la calle. El resultado de todo ello es una obra eficaz, sólida, compleja e insólita. También es posible hablar de una monumentalidad natural, formada a partir de la integración de organismos autónomos y de abstracciones espaciales.
 
Después de su muerte, entre 2007 y 2008, la muestra Enlaces geométricos fue presentada en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez (Zacatecas), el Museo Federico Silva Escultura Contemporánea (San Luis Potosí), el Museo Exconvento de Tepoztlán (Morelos), y la Galería Metropolitana de la UAM (Ciudad de México).
 
 
cerrar

Gracias por suscribirte a nuestro boletín.
Estaremos enviándote novedades por correo a:
user@domain.com

Consulta nuestras políticas de privacidad.

Desarrollado por Atomo Interactive