Ulises Carrión
México. 1941-1989

  • Artes Gráficas

Es el teórico de arte y el escritor post-literario más innovador que haya nacido en México. Un creador de contextos complejos y teorías visionarias para su época —y para la nuestra— que se adelantó incluso a los escritores conceptuales. 

Nacido en 1941, en San Andrés Tuxtla (Veracruz), su ingreso al mundo de las letras ocurrió a muy temprana edad. Estudió Literatura y Filosofía, y su carrera literaria se desarrolló dentro de los cánones acostumbrados, hasta cumplir los treinta años, cuando provoca un giro e incursiona en las artes visuales.

Carrión se desenvolvía con éxito dentro del medio literario de la Ciudad de México a principios de los años 60, aunque desde muy pequeño llevaba en lo más profundo el deseo de partir, algo que finalmente logró al ser becado para realizar estudios de lenguaje y cultura, primero en París, luego en Alemania y más tarde en Leeds, Inglaterra.

Escribía prosa, cuentos cortos y obras de teatro. En el inicio literario de su obra hay muchos detalles, los cuales reaparecen más tarde como referentes, relación consecuente con el conjunto de su producción; los ejercicios de flashback, acercamiento y alejamiento que proyecta en cada pieza.

Colaboró en Estela Cultural, suplemento de el Diario de Xalapa en donde publicó “La prueba”, un cuento corto que fue premiado en el concurso literario de la Federación Estudiantil Veracruzana. Su primera obra de teatro –“El gran espectáculo”- se presentó en la Casa de la Cultura de Tlacotalpan, Veracruz, como parte del Festival de Teatro Universitario.

Con su proyecto Mail Art (en la década de 1970), en tanto que constituyó y enlazó a artistas de diferentes disciplinas que usaban el sistema postal, proveyó automáticamente mecanismos de comunicación y distribución artística. Al mismo tiempo, utilizaba el cine y el video. Su interés era comunicar, no el video, ni el video arte en sí; por el contrario confrontar a la televisión, a los medios y su uso del lenguaje, por medio del lenguaje alternativo del arte.

Es decir, toda la obra de Ulises Carrión se definió por un común denominador: comunicación y distribución. Le gustaba incorporar a otros en sus proyectos, utilizar nuevas técnicas y medios diversos, de forma tal que obtuviera un producto cultural en su totalidad.

No fue un artista encaminado en una sola disciplina. Sus herramientas de trabajo fueron los medios que se apropió, como el teléfono, el video, los timbres postales, las impresoras, la radio y varios más. También hizo adaptaciones para programas radiofónicos y un guión televisivo titulado Diálogos

cerrar

Gracias por suscribirte a nuestro boletín.
Estaremos enviándote novedades por correo a:
user@domain.com

Consulta nuestras políticas de privacidad.

Desarrollado por Atomo Interactive